Saltar al contenido

Grillete electrónico: reduce hacinamiento en cárceles:

14 enero, 2019

“Puedo ver a mi familia, trabajar y hacerme cargo de mí misma”, afirma Ximena, joven de 32 años que ingresó el año 2015 a un establecimiento penitenciario por robo agravado y hoy es una de las 17 personas beneficiadas con el uso del grillete electrónico. Desde el 1 de noviembre del 2017 usa ese dispositivo, que le ha servido para dejar la celda e iniciar su proceso de libertad fuera del penal.

Es 80% mejor, dice, pues a pesar del tránsito restringido que debe cumplir hasta mayo del 2020 dejó la vida entre cuatro paredes. Hasta esa fecha deberá tener colocado el grillete electrónico en el tobillo.

No tiene ninguna opción de sacárselo. Ni siquiera mientras tome una ducha, es una de las condiciones.

Comentarios

Fuente: Diario Ahora